Home » Noticias » Un estudio coordinado por Fundación Huésped comprueba los beneficios de la terapia hormonal en personas trans

Un estudio coordinado por Fundación Huésped comprueba los beneficios de la terapia hormonal en personas trans

La investigación destaca el efecto positivo que la terapia hormonal tiene sobre la calidad de vida y el bienestar psicológico de las personas trans. Es el primer trabajo que se realiza en el país sobre este tema.

Fundación Huésped publicó los resultados del primer estudio argentino para evaluar el efecto de la terapia hormonal en la calidad de vida y el bienestar psicológico de personas trans. La investigación se llevó a cabo con el apoyo de la Beca Salud Investiga “Dr. Abraam Sonis”, categoría Estudio Multicéntrico, otorgadas Ministerio de Salud de la Nación y se desarrolló entre 2018 y 2019 en Fundación Huésped y otros tres centros de salud: el Hospital Fernández, el Hospital Fleming (CABA) y el Hospital Centro de Salud Santillán (Tucumán).

La terapia hormonal consiste en la administración de determinadas dosis de hormonas para modificar los caracteres sexuales secundarios -como por ejemplo el vello corporal- y adecuarlos al género autopercibido de cada persona. Los datos relevados en el estudio permiten afirmar que las personas trans que buscan acceder a una terapia hormonal como una intervencion de afirmacion de genero y aun no la iniciaron, tienen un menor bienestar psicológico y una peor calidad de vida en salud que las personas trans que ya se encuentran bajo terapia hormonal y que las personas cisgénero de la misma edad y mismo género asignado al nacer. A su vez, se demostró que poder acceder a la terapia hormonal mejora la salud física y mental de las personas trans luego de seis meses de su inicio.

Además, el estudio mostró que las personas trans que aun no accedieron a la terapia hormonal, pero desean hacerlo, reportan niveles más altos de discriminación percibida y estigma interno (temor a ser discriminado y consecuentes conductas evitativas y/o de autoexclusión) que las personas trans que se encuentran bajo terapia hormonal. En ese sentido, el estudio halló que el estigma por identidad de género predice una menor salud mental en las personas trans, pero que esta mejora cuando las personas logran acceder a intervenciones de afirmación de género como la terapia hormonal.

A pesar de que la Ley de Identidad de Género garantiza el derecho de acceder a intervenciones de afirmación de género, este se ve muchas veces limitado por el estigma, la falta de profesionales capacitados y de servicios disponibles. En consecuencia, algunas personas trans recurren a prácticas de automedicación e intervenciones sin supervisión médica con consecuencias negativas para la salud. Los resultados de este estudio dan cuenta de la importancia de las terapias de afirmación de género para la salud de estas personas y destacan la necesidad de expandir la oferta en el país.

El acceso a la terapia hormonal motiva a muchas personas trans a acercarse a los servicios de salud, lo cual es una buena oportunidad para ofrecer una atención integral y prevenir y detectar tempranamente distintas afecciones o enfermedades que, debido al estigma y la discriminación, en muchas ocasiones no son atendidas”, destacó Cecilia Calvar, Jefa de Endocrinología del Hospital Fernández y Directora Técnica del estudio.

Este trabajo fue el primero que se realizó en el país sobre el tema y uno de los primeros fuera de Estados Unidos y Europa. Participaron 91 personas trans en tratamiento de terapia hormonal, 102 personas trans que no estaban bajo terapia hormonal y 140 personas cisgénero.

Descargá el informe completo acá

Te puede interesar:

POSICIONAMIENTO REGIONAL SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL DE ACCESO A VACUNAS PARA COVID-19

Los países de ingresos medios y los países de ingresos bajos dependen mayoritariamente del mecanismo COVAX, una iniciativa liderada por la Organización Mundial de la Salud, que tiene como objetivo asegurar 6.000 millones de dosis de vacunas para los países más pobres. Hasta la fecha, las dosis de COVAX cubrirían sólo el 20% de la población de cada país.