Home » Noticias » Comunicado sobre la eventual anulación de la actualización del Protocolo ILE

Comunicado sobre la eventual anulación de la actualización del Protocolo ILE

La actualización 2019 del Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo publicado ayer en el Boletín Oficial por la Resolución 3158/2019 no modifica la legislación vigente. Simplemente, ordena los mecanismos sanitarios para garantizar el ejercicio del derecho a la interrupción legal del embarazo en los casos previstos por el Código Penal desde 1921 y lo adecua al nuevo Código Civil y Comercial, de manera de llevar claridad a los equipos de salud.

Su eventual anulación por parte del Poder Ejecutivo Nacional no sólo pondría en evidencia el menosprecio por la salud de niñas, adolescentes, mujeres y personas gestantes, sino que también expresaría un desconocimiento de las normas actuales, de la evidencia científica, de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y de los compromisos internacionales.

El protocolo publicado reafirma la negativa a judicializar los casos de abortos no punibles tal como lo estableció la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el Fallo F.A.L. en 2012 y garantiza la interrupción legal del embarazo por parte de los servicios de salud en menos de diez días.

En acuerdo con la reforma al Código Civil y Comercial de la Nación de 2015, el protocolo incorpora el principio de autonomía progresiva para las niñas y adolescentes, por el cual a partir de los 13 años una adolescente puede tomar decisiones sobre su propio cuerpo (entre 13 y 16 años siempre que no pongan en riesgo su salud o su vida). En todos los casos, aún en niñas menores de 13 años, si existiera una negativa injustificada de progenitores o tutores debe resolverse desde el equipo de salud teniendo en cuenta el interés superior de la niña y su aptitud para decidir en base al desarrollo de su autonomía progresiva y sus voces deben ser siempre escuchadas.

Asimismo, incorpora la guía 2019 para el aborto con medicamentos, de manera de brindarle a los equipos de salud las últimas actualizaciones en cuanto a la forma de brindar la práctica para la realización de una práctica segura.

El protocolo también establece que la objeción de conciencia NO puede ser institucional y que los servicios de salud DEBEN garantizar la ILE. Un individuo puede objetar la práctica, pero no las acciones necesarias para la atención integral, sean previas o posteriores a un aborto.

Entonces, de lo que se trata -lo que está en juego- es el derecho a la salud de las mujeres y personas gestantes en general, pero, sobre todo, de las niñas y adolescentes. Si bien una eventual anulación de la reforma no negaría los derechos adquiridos, esta contramarcha resultaría una provocación que no hace más que amedrentar a los efectores de salud y estimular los abortos clandestinos. Un manoseo de esta magnitud resulta inadmisible cuando lo que está en juego son muertes evitables. El derecho a la salud no acepta retrocesos.

Te puede interesar:

Visita al Hospital Balestrini con la Escuela 58 de Artes Visuales

El pasado miércoles 20 de noviembre se realizó una visita al Hospital Balestrini junto a los …