martes 25 de septiembre, 2018

Zika

¿Qué es el Zika?

Es una enfermedad causada por un virus que se transmite principalmente a través de la picadura de mosquitos del género Aedes. Suele generar fiebre leve, sarpullidos, conjuntivitis y dolores musculares. Se trata del mismo mosquito que transmite el dengue y la chikungunya.
En algunos estados de Brasil donde circulaba el Zika se ha notificado un aumento de recién nacidos con microcefalia, una condición en la que la circunferencia de cráneo es más pequeño a lo esperado al nacer. Por este motivo, se están realizando investigaciones para esclarecer la causa, los factores de riesgo y las consecuencias de la microcefalia.

Mosquito Aedes Aegypti prevención

¿Cómo se transmite?

Se transmite a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti infectado con el virus Zika. Los mosquitos Aedes suelen picar durante el día, sobre todo al amanecer y al anochecer, y son los mismos que transmiten el dengue, la fiebre chikungunya y la fiebre amarilla. También se han comprobado casos de transmisión de persona a persona a través de relaciones sexuales y se están investigando otros modos de transmisión, como las transfusiones de sangre.

¿Cómo se detecta?

Generalmente, los síntomas aparecen después de un periodo de incubación de 3 a 12 días y duran entre 4 y 7 días. Los más comunes son fiebre leve y dolor de cabeza, de cuerpo y en las articulaciones (especialmente en pies y manos), conjuntivitis y erupción en la piel o sarpullido. Sin embargo, puede no presentar síntomas.
¿Cómo se trata?
No hay vacuna ni tratamiento específico para la infección por Zika. Por esa razón, el tratamiento para todas las personas se dirige al alivio de los síntomas, incluidas las embarazadas que deben seguir las recomendaciones de su médico. Se recomienda estar en reposo, tomar abundante agua para reponer líquidos y tomar medicamentos comunes para el dolor y la fiebre.

¿Cómo se previene?

La única forma de prevenir la enfermedad por el virus Zica es con la eliminación de los criaderos del mosquito Aedes aegypti. También, para prevenir la transmisión sexual es necesario utilizar el preservativo de forma correcta y consistente en todas las relaciones sexuales.

Se aconseja a las mujeres embarazadas que no viajen a zonas donde hay brotes en curso de infección por el virus del Zika. También, las embarazadas cuyas parejas sexuales vivan o viajen a las zonas con brotes deben asegurarse de adoptar prácticas sexuales seguras o suspender relaciones sexuales durante el embarazo.
En aquellas parejas en las que el hombre haya confirmado la infección con Zika o un cuadro clínico consistente con Zika deberán usar preservativo de manera correcta y consistente o evitar las relaciones sexuales por al menos 6 meses después de la primera manifestación de la enfermedad. Aquellas parejas cuyo hombre haya viajado a un área con Zika activo pero no ha desarrollado síntomas de enfermedad debe usar preservativo correcta y consistentemente o abstenerse de tener relaciones sexuales al menos por 8 semanas después de partir de esa área.
Todas las personas que se encuentren en zonas donde hay brotes de Zica, especialmente las embarazadas y mujeres en edad reproductiva, deben evitar la exposición a picaduras de mosquito: cubrir la piel con ropa, usar mosquiteros y repelentes que contengan DEET (dietiltoluamida), IR 3535 o icaridina. En cada casa y en sus alrededores es muy importante buscar posibles focos de criaderos de mosquitos y eliminarlos.

Estas acciones son las siguientes:

  • Limpiar y secar recipientes que contengan agua estancada.
  • Remover el agua de canaletas y renovar el agua de floreros, peceras y bebederos de animales al menos cada tres días.
  • Desechar objetos que estén al aire libre y en los que se pueda acumular agua de lluvia (latas, botellas, neumáticos, juguetes, etc.).
  • Mantener boca abajo los recipientes que no estén en uso (baldes, frascos, tachos, cacharros y macetas, entre otros.).
  • Tapar los recipientes utilizados para almacenar agua (tanques, barriles o toneles).
  • Evitar los pastizales altos.
  • Destapar los desagües de lluvia de los techos.
  • Rociar insecticidas en base a permetrina en el interior de las casas.
  • Colocar mosquiteros o telas metálicas en puertas y ventanas.
  • Usar repelente en la piel expuesta.

También te puede interesar