martes 25 de septiembre, 2018

Dengue

¿Qué es?

Es una enfermedad infecciosa causada por el virus del dengue y transmitida por las hembras del mosquito Aedes aegypti. El dengue se transmite cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona con dengue y luego pica a otras personas.

Mosquito Aedes Aegypti prevención

¿Cómo se transmite?

La transmisión se produce a través de la picadura de las hembras de mosquitos Aedes aegypti infectados, nunca de persona a persona. Después de un periodo de incubación del virus en el mosquito que dura entre 4 y 10 días, éste puede transmitirlo durante toda la vida.
El mosquito Aedes aegypti vive en hábitats urbanos, se reproduce principalmente en recipientes artificiales y se alimenta durante el día. Por eso, las picaduras aumentan en la mañana y el atardecer, en el que pica a más de una persona.
Aunque no sucede con frecuencia, las mujeres embarazadas también pueden transmitir el dengue a su bebé durante el embarazo.

¿Cómo se detecta?

Una persona con dengue presenta fiebre elevada (40 °C), acompañado por dos de los siguientes síntomas: dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los ojos, dolores musculares y articulares, náuseas y vómitos, sangrado de nariz y encías, agrandamiento de ganglios linfáticos o erupción en la piel.

¿Cómo se trata?

No existe un tratamiento específico para el dengue. Si se presentan síntomas de dengue, es importante acercarse a un centro de salud, no automedicarse con aspirinas ni ibuprofeno y mantener el volumen de los líquidos corporales.

¿Cómo se previene?

Dengue Zika Canaleta

Dengue Zika Cesped

Dengue Zika Objetos

Dengue Zika Rejilla

Dengue Zika Tanque

 

La única forma de prevenir la transmisión del virus del dengue consiste en luchar contra los mosquitos vectores:

 

  • Limpiar y secar recipientes que contengan agua estancada.
  • Remover el agua de canaletas y renovar el agua de floreros, peceras y bebederos de animales al menos cada tres días.
  • Desechar objetos que estén al aire libre y en los que se pueda acumular agua de lluvia (latas, botellas, neumáticos, juguetes, etc.).
  • Mantener boca abajo los recipientes que no estén en uso (baldes, frascos, tachos, cacharros y macetas, entre otros.).
  • Tapar los recipientes utilizados para almacenar agua (tanques, barriles o toneles).
  • Evitar los pastizales altos.
  • Destapar los desagües de lluvia de los techos.
  • Rociar insecticidas en base a permetrina en el interior de las casas
  • Colocar mosquiteros o telas metálicas en puertas y ventanas.
  • Usar repelente en la piel expuesta.
  • Ponerse ropa (preferiblemente de colores claros) que cubra al máximo el cuerpo.

También te puede interesar