FAQS

¿Cuál es la diferencia entre vivir con VIH y tener SIDA?

Los seres humanos están protegidos de las enfermedades por su sistema inmunológico.

Cuando entra un microbio, una bacteria o un virus al cuerpo humano, las células de defensa lo rodean y lo destruyen y así se cura de la enfermedad. Si el sistema inmunológico o de defensa de una persona está fallando puede enfermarse cuando un microbio lo ataca.

El SIDA es un conjunto de enfermedades que atacan el sistema inmunológico de las personas. Es provocado por un virus llamado VIH, que significa Virus de Inmunodeficiencia Humana.

Cuando este virus entra en la sangre de una persona, ataca a los células de defensa y ya no pueden proteger al cuerpo de otras enfermedades. Muchas veces el virus VIH queda inactivo, y la persona no tiene ningún síntoma de enfermedad, aunque sí puede transmitir el virus a otras personas. Pero con el tiempo el virus VIH se activa, y empieza a reproducirse hasta dejar a la persona con muy pocas defensas. Si esto sucede, la persona empieza a estar enferma todo el tiempo, de muchas enfermedades contra las que el cuerpo no puede defenderse. Este conjunto de enfermedades es lo que se conoce como Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (SIDA).

¿De qué se enferman los que tienen sida?

Las personas que tienen sida contraen infecciones por la debilidad de su sistema inmunológico. Por eso pueden empezar a tener diarreas, fiebres prolongadas, manchas en la piel, ciertos tipos de cáncer, etc.

¿Por qué los virus no pueden vivir fuera del cuerpo?

El virus necesita al organismo humano para vivir, pues se aloja y multiplica en las células del sistema inmunológico. Fuera del cuerpo humano, el virus no subsiste: muere en contacto con el aire porque no puede vivir fuera del cuerpo humano. Es como si fuera un disquete que necesita de una computadora para poder transmitir la información.

¿Cómo se detecta el virus VIH?

Así como para la mayoría de los agentes infecciosos, el organismo responde a la infección por VIH produciendo anticuerpos. Los análisis específicos son el Test de Elisa y el Test de Western Blot que determinan anticuerpos frente al virus.

Puede suceder que si una persona se realiza una prueba muy temprano, una vez ingresado el virus a su organismo, tal vez no se hayan generado cantidad de anticuerpos en niveles detectables y el resultado será negativo. Es lo que se denomina Período Ventana.

¿Qué es el período ventana?

Cuando hubo una situación concreta de riesgo, aunque el resultado del primer análisis sea negativo se recomienda repetirlo al mes de la primera muestra. Algunas personas que tienen situaciones de riesgo en forma frecuente pueden beneficiarse de repetirse la prueba periódicamente (por ej, cada 6 meses).

¿Qué significa un resultado positivo?

Que se encuentran anticuerpos del VIH en la sangre.

Que se tiene el virus del VIH, no que tenga SIDA.

Que puede infectar a otra persona si mantiene relaciones sexuales sin protección (sin preservativo) o por contacto directo de sangre con sangre.

Que debe protegerse siempre en sus relaciones sexuales para no correr riesgo de re-infección. Esto significa que debe evitar que el VIH vuelva a ingresar en su organismo, ya que eso aumenta la posibilidad de contraer SIDA.

Que podrá continuar con sus actividades cotidianas.

Que en caso de quedar embarazada puede infectar a su bebe antes de nacer, durante el parto o al darle de mamar. Pero que si se controla debidamente es posible evitar la transmisión de la mamá al bebé en el 98 por ciento de los casos.

¿Es obligatorio realizarse el análisis de VIH?

Según la ley de SIDA (Nº 23.798 < Link a la ley>), basada en recomendaciones de índole universal, la prueba diagnóstica de infección por VIH, análisis de sangre, debe ser absolutamente voluntaria, por lo que la persona debe recibir asesoramiento pre y post test y firmar su consentimiento para realizar el testeo.

¿Por qué no existe una vacuna para prevenir el VIH?

En distintos países se están investigando vacunas, pero aún no se descubrió una que sea efectiva para evitar esta enfermedad. Durante más de dos décadas diferentes equipos científicos han estado estudiando el VIH, pero el desarrollo de vacunas requiere de muchos años de investigación en laboratorios y con animales antes de que pueda comenzar una prueba clínica en humanos.

¿Cómo se trasmite el virus VIH?

Solamente tres son las vías de infección compro-badas: Relaciones sexuales sin protección (vaginales, anales u orales), inyección o trans-fusión de sangre no controlada (incluye con carácter relevante el uso compartido de instru-mentos de inyección en la población de drogadic-tos) y la transmisión perinatal, de madre a hijo, durante el embarazo, el parto y la lactancia.

Como se ve, son pocas y bien definidas las vías de transmisión comprobadas y, en todos los casos, involucran únicamente fluidos corporales como sangre, líquido preseminal, semen, secreciones vaginales y leche materna.

Lo antedicho también presupone la NO existencia de otros mecanismos de transmisión de frecuente preocupación popular, tales como el mosquito, el mate, la depilación, las piletas de natación, la atención odontológica, etc.

En las relaciones sexuales el virus VIH se transmite al intercambiarse los fluídos genitales de las personas. La transmisión sexual es responsable de 3 de cada 4 infecciones por VIH. De los casos transmitidos por vía sexual (80% del total), se estima que 70% corresponden a exposición heterosexual (relaciones entre dos personas de sexo opuesto) y 10% a exposición homosexual (hombres que tienen sexo con hombres). Diversos estudios parecen indicar una mayor probabilidad de transmisión de varón a mujer que de mujer a varón, lo que de todas maneras no autoriza a despreciar este riesgo, debiendo comprometerse tanto el varón como la mujer a cuidarse utilizando SIEMPRE el preservativo.

¿Los chicos también se pueden enfermar?

Los chicos que nacen sin el virus, si aún no han iniciado su vida sexual y no consumen drogas no están expuestos a la infección. Sin embargo, es importante que todos los chicos conozcan las medidas de prevención de manera de cuidarse cuando comiencen a tener relaciones sexuales y que eviten entrar en contacto con la sangre de otra persona.

¿Cómo se transmite el virus de la mamá al bebé?

La mamá puede transmitir el VIH a su bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia. Por eso, es importante que todas las mujeres se realicen un análisis de VIH en el primer trimestre de embarazo Si la embarazada está infectada con el virus del VIH, debe aplicar las medidas de cuidado para evitar la transmisión al bebé, funda-mentalmente consultar al médico y seguir el tratamiento indicado. Además, se debe reem-plazar el amamantamiento por leche maternizada.

¿Cómo una madre con VIH/SIDA puede hacer que su hijo nazca sano?

Los tratamientos y la medicación con los que se cuenta hoy en día permiten evitar la transmisión de la madre al hijo durante el embarazo y el parto en un 98% de los casos. En algunos países desarrollados pero también en algunos servicios de salud de nuestro país, hace años que ni un solo chico nace con el virus del VIH.

El gran problema es que las mujeres llegan al parto mal controladas. En el Gran Buenos Aires, más de la mitad de las mujeres llegan al parto sin haber realizado la cantidad de visitas al médico que se estiman necesarias para un adecuado control pre-natal. Si queremos reducir drásticamente el impacto del VIH/sida en la niñez, debemos mejorar el cuidado de la mujer embarazada en general, detectar a tiempo la infección en la madre y así ofrecer el tratamiento apropiado. Entonces, la clave para que el bebé nazca sano es que la madre infectada por el virus haga los tratamientos adecuados durante el embarazo.

¿Cómo y cuándo debe utilizarse el preservativo?

El preservativo debe usarse siempre, desde el inicio hasta el final de cada relación sexual, ya sea vaginal, anal u oral, dado que el semen y los fluidos vaginales no deben estar en contacto. En el caso del sexo oral, es necesario usar preservativo para el pene o un campo de látex para la vagina o el ano. De no tenerlo, se puede utilizar un preservativo cortándolo hasta formar una superficie plana.